12/3/15

Noruega necesita aumentar producción de energías renovables

Es tema de actualidad en Noruega la reconversión industrial y económica a la que se enfrenta el país. A pesar de que queda petróleo por extraer en la plataforma continental noruega y en el Ártico y por tanto el sector extractor no desaparecerá de la noche a la mañana, se sabe y se habla de ello abiertamente que hay una necesidad imperiosa por desarrollar nuevas tecnologías y sectores que sustituyan a la industria petrolera.

Por ello ahora la publicación tu.no (revista de carácter técnico y tecnológico) dedica una serie de artículos para mostrar la capacidad que tiene Noruega de innovar y desarrollar nuevos campos que puedan sustentar en el futuro la vida comercial, laboral y económica del país después del petróleo.

El jueves 21 de agosto del año pasado se puso en el mar una construcción gigante en el puerto de Haugesund. Se trata de Dolwin y es el mayor transformador del mundo. Será trasladado a las aguas del mar en Alemania para allí transformar la corriente alterna producida por cientos de molinos eólicos marinos en corriente continua y así poder transferirla directamente al sistema energético alemán.

El encargo realizado por ABB a la compañía noruega Aibel coloca a la empresa como la primera exportadora noruega de tecnología renovable en Noruega.

Exportaciones por un valor aproximado de 1 000 millones €.

Noruega tiene una exportación sólida en lo referente a la industria internacional del gas y del petróleo en forma de tecnología y servicios. Las cifras de exportación sin embargo no muestran el mismo desarrollo en los años venideros en lo referente a la tecnologías verdes en el mercado global de energías renovables.

En el 2 013 las empresas noruegas exportaron material y servicios por un valor aproximado de 1 000 millones € para proyectos de energías renovables, según una estimación de Eksportkreditt Norge. Esto supone apenas el 0,5% de la oferta del sector de las renovables a nivel mundial.

En comparación el porcentaje global de Noruega en el mercado del petróleo y el gas en el mar era del 10%, lo que supone un volumen total de casi 26 000 millones €, según Rystad Energy.

El sector de las renovables tan grande como el petróleo.

El director de préstamos de Eksportkreditt Norge Ivar Slengesol piensa que hay que considerar a los actores actuales exportan tecnologías renovables como el cimiento de la construcción de un sector mucho mayor a largo plazo.

Él piensa que tenemos las piezas adecuadas -por parte de proveedores, inversores y propietarios, para establecer un sector industrial más robusto a largo plazo. Pero tenemos que tomar las medidas adecuadas. Uno de los retos es conseguir la cooperación entre tecnologías y proveedores, inversores y propietarios para conseguir un efecto concordante, igual que el que disfrutan el sector extractor y los sectores marítimos.

Hay que pensar que hace tan sólo 40-50 años la industria extractora marina no existía, dice Slengesol.

Falta una masa crítica.

A pesar de la que la aportación noruega al mercado global de las renovables es ínfimo, Slengesol piensa que Noruega tiene una ventaja.

Noruega tiene actores posicionados en las cuatro grandes tecnologías renovables: agua, viento, sol y bioenegía. Dinamarca por ejemplo es mucho mayor que nosotros en la exportación de tecnología renovables, pero es toda prácticamente del viento. Noruega es un país pequeño, pero exportamos ampliamente a través de diferentes tecnologías.

El reto para Noruega es la falta de cantidad suficiente necesaria para impulsar la competitividad internacional, según Slengesol.

Él lo compara con la industria del gas y del petróleo, que tiene una cadena de valor completa donde se incluyen cientos de proveedores, un mercado nacional y grandes locomotoras industriales como Aker Solutions, National Oilwell Varco y Statoil.

El sector noruego de las renovables sin embargo tiene compañías la mitad de grandes y algunas más pequeñas. Trabaja relativamente poca gente, pocos puestos de trabajo en pequeños círculos asociados a partes de la cadena de producción de cada tecnología. Es por ello que algunos de ellos sufren por falta de competitividad.



Fuente: tu.no